Mensaje de la ANAP a organizaciones amigas

Estimados amigos:

La nueva directiva presidencial de la política hacia Cuba, anunciado por el gobierno EE.UU , es ambigua porque al tiempo que plantea que no aspira a cambiar el régimen en nuestro país, tampoco esconde esas intenciones al defender la continuidad de los programas injerencistas y subversivos. El discurso todavía continúa distante de la realidad.

Evidentemente, se trata de un acomodo táctico profundo, pero sin cambios en los objetivos estratégicos que Estados Unidos ha mantenido contra Cuba durante más de cinco décadas: el bloqueo sigue intacto y sus efectos nocivos limitando a nuestra economía y lacerando la vida de nuestros ciudadanos.

Nosotros contamos con un arsenal de ideas que a lo largo de los años han constituido un obstáculo contra el que se han frustrado todos los intentos  de socavar la obra de la Revolución.

En enero de 1965, cuando festejamos el quinto aniversario del triunfo revolucionario, nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, expresó: (…) los imperialistas en muchas ocasiones actúan con un gran realismo y con un cierto sentido dialéctico para tratar de aplicar también a cada caso concreto un remedio concreto. Y agregó: (…) los imperialistas jamás ayudarán desinteresadamente ningún proceso revolucionario, sino para tratar de que sea menos revolucionario, sino para tratar de que sea menos revolucionario, para frenarlo o para tratar de torcerlo de rumbo (…)

Sus palabras mantienen una extraordinaria vigencia. Los campesinos, como parte de la sociedad civil cubana, repudiamos y exigimos  el cese del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a nuestro país. No olvidaremos nuestra historia y proseguiremos con paso firme para continuar construyendo un socialismo próspero y sostenible.

Una vez más contamos con el respaldo solidario de sus organizaciones y de cada uno de sus integrantes, para que se conozca nuestra realidad, para que nadie se confunda con documentos que solo disimulan o esconden el verdadero propósito de la política injerencista de Estados Unidos hacia Cuba.