Campesinos cubanos denuncian el bloqueo

rafaek

La Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) denunció en La Habana que el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, sigue siendo un acto brutal, que impone grandes sacrificios a los cubanos.
Rafael Santiesteban Pozo, presidente nacional de la ANAP, manifestó que el bloqueo les impide a los campesinos cubanos adquirir maquinarias e insumos de vital importancia para aumentar las producciones de alimentos en la Isla.
El dirigente campesino precisó que el país tiene que erogar un financiamiento superior, con el objetivo de incorporar tecnologías que tienen una afectación directa al bloqueo.
Santiesteban Pozo dijo además que en estos días los hombres y mujeres del campo en todo el país están patentizando su respaldo a la Revolución y el rechazo al bloqueo norteamericano.
El 26 de octubre en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas , la comunidad internacional, una vez más condenará el cerco económico, comercial y financiero impuesto desde hace más de 50 años por Estados Unidos contra la Mayor de las Antillas.

Trabajadores de la ANAP Nacional rechazan bloqueo de Estados Unidos

Los trabajadores de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños expresaron su repudio a la genocida política de bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos mantiene contra Cuba durante más de cinco décadas.

Coincidieron en afirmar que  los daños ocasionados por ese conjunto de leyes no sólo afecta a la economía nacional, sino que daña directamente a las familias cubanas, que es una verdadera muestra de su injerencia en los asuntos internos del país y expresión de que  Estados Unidos  es el principal violador de los derechos humanos.

Una de las más crueles evidencias de esa política irracional se puede ver a diario en las salas de oncología de nuestro sistema de salud, donde gracias al talento, la dedicación y la voluntad política del Gobierno revolucionario cubano se protege la vida de los pacientes, teniendo que adquirir medicamentos en lugares lejanos y sorteando los escollos del cerco financiero que también afecta a terceros países.

Queda claro que la reciente directiva presidencial emitida por Obama no se acerca siquiera a lo que de verdad significaría una esencial eliminación del bloqueo, ya que en sí misma se expresa la verdadera intención de ese país con respecto a Cuba, que no es otra cosa que hacer que cambie su régimen de gobierno, que se reblandezca el sentimiento revolucionario, la convicción de construir en paz una sociedad próspera y sostenible.

Nadie puede llamarse a engaño con nuevos “cantos de sirenas”. El objetivo de los gobiernos estadounidenses es eliminar a la Revolución cubana, como lo ha intentado con sabotajes, ataques biológicos contra personas, animales y plantas, y de forma directa, subvencionando y entrenando a mercenarios como los que sufrieron en Playa Girón la primera gran derrota del imperialismo yanqui en América.

(Radio Rebelde)